Diapositiva1

Llamado de la UNESCO a opinar sobre los futuros de la Educación

Respuesta de un grupo de EDIW India y Filipinas

Un grupo de diez profesores / consejeras / coordinadoras de ONG de Pune, Honavar y Gujarat (India) y Manila, Davao, Iloilo y Cebú (Filipinas) se reunieron online para responder al llamado de la UNESCO sobre los FUTUROS DE LA EDUCACIÓN. Son miembros de la asociación internacional EDUCACIÓN PARA UN MUNDO INTERDEPENDIENTE (EDIW) que, a través de determinados proyectos, promueve el desarrollo de capacidades de jóvenes y grupos profesionales. Su experiencia docente abarca desde los niveles de preescolar / primaria, hasta los niveles de escuela media, secundaria y universitaria. De estos diez participantes, siete están activamente involucrados en la educación formal, de los cuales cuatro están en sus primeros años en el sistema escolar público en Filipinas desde el nivel primario hasta el universitario, cuatro están empleados en sistemas privados de Filipinas e India respectivamente y dos se dedican a la educación no formal con los pueblos indígenas de Davao, Filipinas y con comunidades rurales en el área de Karnataka en Honavar, India.

Las preguntas planteadas fueron las siguientes:

1. Nuestro mundo cambiante: ¿cómo ves el futuro? 2050. 

    Las preguntas de este tema requerían que los participantes imaginaran el futuro en términos amplios. 

    Cuando piensa en 2050 ... ¿de qué tiene más esperanza? Y ¿qué  es lo que más le preocupa?

2. Propósitos amplios de la educación:

    La segunda pregunta se encuentra en el "por qué" de la educación, entendida ésta como todas las formas de aprendizaje organizado para personas de todas las edades.

    Considerando las visiones del 2050 y propósitos colectivos de la educación que usted acaba de describir,

    ¿cómo debería cambiar para el futuro el “qué aprendemos, cómo aprendemos y dónde aprendemos”?

Todos los que participaron iniciaron su proyección de futuro a partir del estado actual de la educación y los cambios que la pandemia impuso al sistema educativo en las realidades de India y Filipinas donde están ejerciendo sus profesiones.

Proyectando el FUTURO de la EDUCACIÓN para el 2050

Razones de esperanza:

El grupo encontró esperanza en las posibilidades que brinda la tecnología en el campo de la educación. Las generaciones más jóvenes tienen un dominio real del uso de la tecnología como un recurso valioso cada vez mayor para la recopilación de información y para dar sentido a los datos recopilados a través de los diferentes y potentes programas informáticos disponibles. En las limitaciones provocadas por las restricciones de la enseñanza presencial, las visitas y las relaciones, la tecnología ha unido a las personas y ha llenado el vacío que de otro modo se habría creado en el cierre de escuelas y otras instituciones, en el control del acceso libre y fluido para viajar y lugares sociales donde normalmente se producirían interacciones sociales. En su conjunto, la sociedad ha sido resiliente, ha aprendido y se ha adaptado a la comunicación virtual para permanecer conectados entre sí. Hemos demostrado en estos tiempos desafiantes que los seres humanos tienen la capacidad de ser resilientes ... de adaptarse ... para enfrentar los desafíos de frente. Confiamos en esta resiliencia humana para prever nuevas oportunidades en el futuro de la educación para 2050.

Otro motivo de esperanza es la creencia en la capacidad de los jóvenes para recuperarse y estar a la altura de las circunstancias, y para muchos, impulsados por el deseo real de aprender incluso en las condiciones más difíciles, como, literalmente, sin espacio físico para los que viven en los barrios marginales. , las limitaciones de distancia para quienes se encuentran en áreas remotas, las limitaciones de acceso a la conectividad a Internet ante el cierre de escuelas y la navegación por el nuevo aprendizaje a distancia que les imponen las circunstancias, las limitaciones causadas por la presión para trabajar en lugar de ser en la escuela e incluso las limitaciones del hambre física. Los dolores de la pobreza, aunque pesados, fueron superados y soportados bien por muchos de los jóvenes. En Filipinas, todavía hay muchos padres que harán todo lo posible para enviar a sus hijos a la escuela como salida de la pobreza y todavía hay muchos maestros que son impulsados por la misión de hacer una diferencia en la vida de sus estudiantes. Estos también son factores de esperanza. Si bien aún en sus realizaciones muy iniciales, las autoridades educativas o los ministerios están iniciando intervenciones para abordar la salud mental de los estudiantes afectados por la pedagogía "nueva normal" provocada por la pandemia. El Departamento de Educación de Filipinas ha comenzado a desplegar personal capacitado en salud mental en algunas de las escuelas. El hecho de que los responsables políticos consideren la preocupación por el niño en su totalidad como parte integral del enfoque de las directrices educativas es ya un signo de esperanza. Además, una creciente aceptación que con el niño debe abordarse, así como el bienestar total del docente. La salud mental de este último está afectando directamente al alumno en una relación de causa y efecto si no de osmosis.

Preocupaciones subyacentes al futuro de la educación

Con las esperanzas también vienen las preocupaciones. Con el fácil acceso a la tecnología para nuestros jóvenes, algunas preguntas muy existenciales están cobrando relevancia. Desde la pandemia ha aumentado el número de suicidios entre los jóvenes. Los casos de depresión antes leídos solo como estudios de casos aislados son ahora desenfrenados, expresados por la retirada de los estudiantes o por la rebelión o la apatía que se sienten en las escuelas. Entonces preguntamos, “¿Cómo formamos a nuestros jóvenes para que sean expertos en tecnología y al mismo tiempo en competencias que son de naturaleza social… relaciones, comunicación, valores que son los referentes de conducta y comportamientos, en costumbres y tradiciones que son los anclajes de la propia identidad y cultura en una sociedad que los ha aislado de estas realidades? ¿Hemos incluido en nuestro plan de estudios educativo la ética en el uso de Internet y las redes sociales? Parece que muchos de nuestros jóvenes ya no son sensibles al respeto de la propiedad intelectual y están utilizando información sin criterios ni límites y sin respetar su fuente. Para el 2050, ¿habríamos tomado medidas de formación para estar en el lugar para ir más allá del uso y más uso de la tecnología para obtener más y mejores productos comercializados, incluso si estos hubieran hecho nuestras vidas más cómodas? ¿Es realmente inminente la amenaza del potente G5? Existe una gran preocupación por el valor decreciente de los niños que relegan la experiencia del niño a la manipulación de dispositivos para la rapidez en la recopilación de información sin formar en él los valores del pensamiento crítico, la socialización con los demás e incluso hasta el punto de que los dispositivos controlen a los individuos y no a los dispositivos. lo contrario. Como la adicción, nuestros jóvenes son controlados por los gadgets que utilizan optando por estar pegados ante una pantalla y dejando de lado valores de familia, de amigos, de expansión que no están dentro del ámbito del control digital. El grupo describe este fenómeno como la disminución del valor de cada niño.

Otro motivo de preocupación es la urgente necesidad de actualizar la formación del profesorado. Según una de las participantes, solo el 10% de los profesores de su escuela están realmente equipados para enseñar de manera eficaz con las estrategias de aprendizaje flexible o mixto. Este es un problema que puede tener un efecto consecuente a largo plazo en las generaciones que serían adultas en 2050. Se trata de maestros a los que se les enseña a enseñar desde una perspectiva dirigida por el maestro y desde evaluaciones de conocimiento a través de cuestionarios y pruebas escritas. Es dudoso que ahora tengan el idioma para llegar a los jóvenes que han evolucionado para tener un idioma propio y que pertenecerían a una fuerza laboral donde las habilidades y competencias están por encima de la repetición de conocimientos escuchados por el maestro.

El hecho de que los máximos responsables de la formulación de políticas en educación sean nombramientos políticos de administraciones que van y vienen de una elección a la siguiente crea un patrón inestable en las prioridades del sistema educativo. Esto es motivo de preocupación ya que la política se convierte en el marco de referencia de las políticas que deberían ser determinadas por verdaderos educadores. Debido a esto, puede suceder que los focos de población que no se consideran importantes en las elecciones no sean una preocupación prioritaria para los propios políticos. A menos que haya defensores firmes que representen a los grupos marginados, es posible que no sean beneficiarios de políticas que deberían beneficiarlos directamente. De ahí que, todavía de mayor preocupación para el futuro de la educación sean los grupos marginados y crear programas de implementación para tal fin. Si bien esto puede ser legislado, las condiciones de las escuelas, especialmente en áreas desafiadas, muestran que la legislación no es una garantía de implementación, especialmente cuando se trata de los últimos, los más pequeños y los perdidos. De estas políticas surge la preocupación por la promoción social. Las escuelas o administradores, distritos o regiones caen en la práctica de reportar números de desempeño exitoso para obtener los subsidios que están determinados por la cuota de estudiantes aprobados o promovidos que necesitan alcanzar. Los datos reportados como números de éxito pueden no corresponder a la realidad. Por lo tanto, las necesidades reales se ofuscan dejando a muchos niños atrapados en el círculo del analfabetismo con un diploma que, en efecto, no significará nada para algunos. Las políticas a veces, si bien pueden tener buenas intenciones, no tienen en cuenta los entornos reales en los que las políticas deben materializarse. Un ejemplo de esto es el uso de la lengua materna para enseñar en los primeros tres años de escolaridad. Las políticas no tomaron en cuenta que los maestros pueden no haber sido capacitados para ello. Debido a que los responsables de la formulación de políticas pueden no ser educadores, la legislación de las políticas puede pasar por alto los matices de la pedagogía y la psicología claves para el proceso educativo.

Un propósito colectivo de la educación

La UNESCO pide un propósito colectivo de educación. Sin esto, los esfuerzos serían parciales según las regiones o los países. Algunos estarán a la vanguardia del desarrollo, otros quedarán rezagados por nada más que por falta de recursos. Los representantes de las dos ONG en el grupo abogan por una acción sincronizada y una estrategia de prioridades entre las iniciativas de las instituciones de educación formal y no formal, especialmente en los programas donde los jóvenes están en juego.

Según este colectivo, para el 2050 sueñan que la educación hubiera borrado el analfabetismo, que todos puedan leer para ser al menos funcionales y poder participar en la toma de decisiones de su propio grupo. Que para el 2050, la educación sería el vehículo que prepararía a los jóvenes en habilidades y competencias para ser productivos en la fuerza laboral. Que, para entonces, ningún niño se quede atrás con lo básico, por lo que se borra por completo la ocurrencia actual de estudiantes que llegan al bachillerato sin saber leer. También sueñan con el proyecto colectivo de equipar a los docentes para que enseñen no tanto como la única fuente o intérprete de conocimiento sino como facilitadores del mismo. Para el año 2050, los programas de formación docente habrían incorporado en la formación docente la capacidad no solo de entregar contenidos para que sean accesibles a los alumnos, sino sobre todo desarrollar competencias para enseñar desde el corazón y con el corazón, es decir, ver al niño completo ante ellos donde están por ignorancia al despliegue de los dones innatos en cada niño en las palabras un participante, los resultados casi garantizados de "la sabiduría de la bondad".

Sueñan con una educación que alimente la identidad cultural de cada niño y mejore su capacidad de abrirse a un mundo más amplio más allá del propio. Para el año 2050, la educación en su propósito colectivo debería orientarse hacia la apreciación de las lecciones y los logros del pasado en lugar de caer en una historia revisionista cuando tales valores no apoyen las filosofías de los poderes políticos pasantes. Es el propósito colectivo de formar ciudadanos del mundo conscientes y conscientes de quién es él y quién puede ser, consciente y consciente de su responsabilidad con el mundo y con sus semejantes y anclado en una creencia en Uno superior a él dando significado de quién es la persona y el significado de su existencia.

Dónde debe ocurrir el cambio: Se inicia en una reestructuración de un currículo donde el alumno es el centro, donde el docente tiene un rol innegociable para facilitar el aprendizaje y empoderar al alumno, donde las comunidades se incluyen como actores del desarrollo educativo de cada niño. El cambio comienza con un aprendizaje que incluye conciencia y creatividad para usar y mantener los recursos disponibles donde uno está, donde el aprendizaje fomenta la responsabilidad cívica despertando en las mentes jóvenes la necesidad de políticas orientadas al futuro y no ancladas en los beneficios inmediatos de los grupos políticos que brillan. y se desvanecen. Comienza con un electorado educado y una ciudadanía que se apropia de la responsabilidad de la construcción de la nación como un deber cívico de todos, incluso como futuros líderes de la misma. Comienza con un plan de estudios que lleva a los estudiantes a ver el regalo de la naturaleza y el valor de cada ser humano tanto como se valora a sí mismo, si no más. Comienza con devolver la ética al plan de estudios y, para aquellos que estén preparados para ello, el reconocimiento de Alguien superior a él mismo con quien pueda encontrar un ancla y un significado. Comienza con un plan de estudios en el que se busca la experiencia en el mundo académico o en la profesión no como un fin en sí mismo, sino como un medio que se puede ofrecer para el bien de todos.

Para este grupo reunido para responder al llamado de la UNESCO, las reflexiones anteriores se ofrecen para ser parte de esa voz colectiva con fines educativos que, con suerte, sería el motor de los FUTUROS DE LA EDUCACIÓN para el año 2050.

Por: Irene Bettina Pueyo y Roopa D’Souza, participantes de este evento.